Muchas personas tienen la mala costumbre de morderse las uñas, lo que provoca, además de un atentado contra la estética de éstas, posibles infecciones y dolencias.

Este mal hábito es conocido como Onicofagia, y lo suelen sufrir personas nerviosas, con preocupaciones en su vida personal o profesional o, que simplemente, no saben que hacer en momentos de aburrimiento.

La Onicofagia no solo afecta a las uñas, ya que al desaparecer, éstas dejan de proteger la parte superior de nuestros dedos. Además, muchas personas no se conforman y siguen mordiéndose la piel, creándose padrastros y heridas que pueden llegar a infectarse. Es importante saber que los dientes también pueden llegar a sufrir por esta práctica, ya que tienen que hacer un esfuerzo para lograr tal objetivo.

dejar de morderse las uñas

Si queremos dejar de lado esta horrible práctica y lucir unas uñas sanas y con una bonita estética, podemos optar por dos opciones:

Elaborar mejunjes con mal sabor donde sumergir las uñas y de esta forma, éstas no sean tan apetecibles (podemos utilizar un mezcla de agua con aceite de ricino, jabón del cabello, vinagre, etc.)

Utilizar productos específicos para tal problema (podemos aplicarnos un pintauñas transparente que además de dar brillo, hará que nuestras uñas tengan un sabor horrible).

También se recomienda llevar siempre una lima encima, de este modo, gracias a ella podremos estar ocupadas, quitarnos la ansiedad de ese momento, y en vez de destrozar nuestros dedos, haremos que nuestras uñas sean estéticamente más bonitas.

Esta claro que por muchos productos que utilicemos, si no tenemos fuerza de voluntad y ganas de terminar con este problema antiestético no llegaremos a ninguna parte.

Tenemos que pensar que la Onicofagia no es solo un error estético, también puede provocarnos infecciones y heridas, y esto, con el tiempo, puede llegar a pasarnos factura.