Ya hemos seguido los pasos necesarios para prepara nuestra piel y aplicar una base de maquillaje que unifica el tono de nuestro rostro con un aspecto natural. Se puede decir que ya hemos preparado el lienzo para poder comenzar lo que realmente va a ser un maquillaje “nude” en toda regla. Hemos hidratado nuestra piel, aplicado un maquillaje, con el corrector hemos hecho desaparecer sombras e imperfecciones y lo hemos sellado con unos polvos traslúcidos, con lo que hemos conseguido que nuestro rostro se vea rejuvenecido. Ahora solo nos falta resaltar nuestros rasgos y darle luminosidad.

Ojos: un pequeño truco es aplicar la misma base de maquillaje como una base de sombra en el párpado para que su tono quede totalmente unificado. A la hora de dar color, deberemos escoger una sombra natural; los colores “nude” se caracterizan porque pasan prácticamente desapercibidos, pero deberemos utilizar distintos tonos, más claros y más oscuros y distintas texturas. El tono principal se aplica en todo el párpado superior, hasta el principio de la ceja y en el inferior por debajo de la línea de las pestañas. La profundidad se consigue con un tono más oscuro en el borde exterior y en la línea del párpado, mientras que para dar luminosidad aplicaremos unos toques de sombra clara perlada en la zona del lagrimal y debajo de las cejas, que deberán verse cuidadas y perfectas. Para delinear se puede utilizar un lápiz marrón y luego difuminarlo. Las pestañas deben parecer naturales, para ello utiliza una máscara transparente o marrón en lugar de la negra.

nude

Labios: deben parecer carnosos y jugosos. Para ello se puede aplicar un poquito de la misma base de maquillaje que hemos usado. Para dibujarlos, en lugar de un lápiz oscuro, utilizaremos uno claro, en el exterior del labio y lo difuminaremos después para conseguir sensación de volumen. Podemos resaltar el borde con un lápiz color carne para que queden perfectos y aplicar una barra labial en un tono “nude”, lo más natural posible. El toque glossy final lo pondrá el brillo labial, con lo que nuestros labios quedarán perfectos.

Toque luminoso: sólo te queda un pequeño detalle, aplica un poco de colorete en las mejillas para dar un pequeño rubor y encima un ligerísimo toque de polvos bronzé para dar brillo. Según tu tono de piel escógelos dorados o cobrizos para que queden perfectos.