La sociedad en la que vivimos nos muestra a diario actores, cantantes, y personas relacionadas con el mundo del espectáculo que lucen dentaduras perfectas, con un blanco a veces deslumbrante. Esta sobreexposición provoca que muchas personas quieran mejorar la estética de su sonrisa a través de un blanqueamiento dental, pensando que de esta forma su boca parecerá más sana, joven y bonita.

El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que permite aclarar el tono de nuestros dientes, de forma que estos pierdan manchas y el color amarillo que tanto desagrada a algunos. Hay que decir, sin embargo, que unos dientes amarillos (con un color claro) no es sinónimo de falta de limpieza o salud dental, simplemente es el ejemplo del paso de los años y la injerta de alimentos que pueden atacar de forma más agresiva que otros nuestro esmalte (como por ejemplo el café, el tabaco o el vino).

 blanqueamiento dental

A la hora de realizarnos este tratamiento de estética dental, podemos optar por tres opciones, las cuales harán que el precio de éste varíe (podemos gastarnos desde 10 euros hasta 500 euros).

– Acudir a nuestro dentista y que sea él quien en una sesión nos comience el tratamiento (una vez terminado, nos indicará los pasos que tenemos que seguir en casa para que el resultado sea perfecto).

– Comprar un kit profesional de blanqueamiento dental, el cual es menos agresivo ya que tiene menor cantidad de peróxido (es una opción que los dentistas consideran adecuada).

– Comprar un dentífrico o gel blanqueador: con este tratamiento casero podremos reducir manchas, pero el resultado no será tan bueno como en las dos anteriores opciones.

Es importante saber que un blanqueamiento dental bien aplicado no tiene porque dañar dientes o encías del paciente. Sin embargo, hay personas que se obsesionan demasiado con el color de sus piezas dentales y acaban dañando la matriz del esmalte y el interior del diente (es lo que se conoce como Blancorexia).

Sin duda, una buena estética dental es para muchos una puerta abierta para los negocios, las relaciones y la autoestima, y es cierto que si nos ponemos en buenas manos y nos tratamos como es debido, podemos obtener una sonrisa limpia de manchas y complejos.