Hasta hace poco, la cirugía estética estaba solo al alcance de unos pocos. Sin embargo, en la actualidad, son muchos los hombres y mujeres que recurren a este tipo de intervenciones para sentirse mejor a nivel psicológico y físico.

Es muy importante que si tenemos en mente realizarnos cualquier tipo de tratamiento estético (ya sea una liposucción, una rinoplastia, un aumento de pechos o una reduccion de estomago, por ejemplo), estemos seguros de los riesgos que comportan este tipo de intervenciones, ya que además de arriesgar nuestra vida al entrar en un quirófano y gastarnos mucho dinero, no sabemos si el resultado será el deseado o se tratará de una auténtica pifia por parte del cirujano (son muchos las médicos denunciados por haber destrozado los labios a una mujer que quería tenerlos más gorditos o desfigurar por completo un pecho por una mala intervención mamaria).

Lo primero de todo es estar seguro de lo que queremos retocarnos y pedir opiniones a nuestros seres queridos para que estos nos aconsejen acerca de tal decisión. Muchas veces podemos llegar a obsesionarnos y distorsionar la realidad, llegando a pensar que tenemos un horrible defecto a nivel estético que en realidad no es así.

Seguidamente, deberemos buscar una buena clínica de estética y asesorarnos bien sobre ella (muchos de estos centros solo quieren ganar dinero a cambio de destrozar el físico de un paciente, creándole daños morales y estéticos difíciles de reparar).

Es importante saber que un buen cirujano es el que valora si tal intervención es necesaria (por ejemplo, una chica con una talla grande de pecho no debería ponerse prótesis de silicona, o un hombre con una nariz pequeña no debería reducir su tamaño).

Cirugía estética ¿Error o Mejora?

Es importante que el especialista nos aconseje sobre cual es la mejor opción para que quedemos contentos y equilibrados a nivel estético (depende de la forma de nuestra cara, nuestra altura o peso la cirugía estética tendrá un grado mayor o más moderado). Si el que hemos escogido es un buen médico, se negará a realizarnos una operación que es innecesaria o que tendrá malos resultados.

La cirugía estética es sin duda un avance que nos permite sentirnos mejor, y si se realiza correctamente puede mejorar la calidad de vida de la persona, pero hay que tener cuidado y no escatimar en precios ni en búsqueda de información acerca de quien va a retocar nuestro cuerpo, ya que por mucho que ahorremos cientos de euros, una infiltración de bótox se debe hacer en una clínica, no en la trastienda de una peluquería.

Para más información acerca de como escoger un buen profesional médico, no os perdáis el post “como escoger un buen cirujano plástico”.