Dentro de la gran variedad de intervenciones quirúrgicas que se practican sobre las mujeres, sea para embellecer, aumentar o disminuir esas partes que desagradan o molestan para desarrollar sin oposición su tipo de actividad, son las operaciones estéticas de mamas. De los tipos que se pueden dar, comentaré las más frecuentes y estas son:

Cirugía estética Íntima: las mamas

Aumento de pecho:

La cirugía de implantes por hipoplasia suele ser el remedio más recurrido por las mujeres mayores de 16 años con unas mamas demasiado pequeñas o no muy grandes, pero atrofiadas por pasar un periodo de alimentación a su bebé. Se suele recomendar un tamaño de implantes no muy grandes, para no perder sensibilidad a causa del excesivo estiramiento de piel, aureola y pezón y aprisionamiento de glándulas. Es importante incidir en esto y el especialista debe informarlo adecuadamente ya que, si por capricho, la persona exige un tamaño extremadamente grande, perderá sensibilidad y notará la prótesis más como una carga que la mejora esperada.

El modo general de implantar las prótesis es por la aureola, por la axila y la submarina, que se localiza en la zona más baja de cada mama. También existe un modo muy sofisticado de implantar a través del ombligo. La más utilizada es la aureolar, ya que se disimula la cicatriz más fácilmente.

CirugiadeMamas_incisiones

Levantamiento de mamas o mastopexia:

Se practica para darles una nueva forma a las mamas que, por los motivos que sean, han perdido su esbeltez porque los tejidos se han estirado excesivamente. Suele ser una intervención sencilla, cortando en la base el sobrante cutáneo. Se puede colocar un implante de silicona si queda muy pequeña la mama, incluso aprovechar para darle la forma deseada.

Reducción de mamas:

También podemos encontrar a mujeres con exceso de tamaño de sus mamas, pudiendo incidir en su columna y hombros, causante a menudo de dolores de espalda, sobre todo cuando éstas pierden rigidez y forman caída. La cirugía elimina el exceso cutáneo y glandular y recoloca la aureola y el pezón, dando un aspecto mucho más estético a las mamas.

No hay que conformarse con la primera consulta a cualquier clínica dermoestética. Cada uno de nosotros tenemos una tolerancia, un peso y una medida que el especialista debe tener en cuenta a la hora de una intervención estética. Debemos informarnos muy bien de los pros y los contras antes de querer mejorar alguna parte de nuestro cuerpo. Existen efectos secundarios, pocos y salvables, pero debemos conocerlos.