El viento, la nieve, el frío y las lluvias, igual que a nuestra piel, pueden hacer daño a nuestro pelo. Las bajas temperaturas fuera y las altas temperaturas dentro nos pueden dejar el pelo seco y frágil. Si uno no tiene una dieta bien equilibrada o no emplea los productos adecuados, no tardará mucho que el frío le haga daño. Algunas medidas preventivas pueden ayudar a que el pelo se mantenga sano e hidratado durante los meses de invierno. Aquí encontrarás algunos consejos para ayudar a proteger tu cabello y mantenerlo suave y sano de cara a la primavera. hidratante para pelo largo

Un elemento primordial es cortarse el pelo regularmente. Ayuda a mantener el folículo piloso más saneado y con un aspecto brillante y con vitalidad. Es importante cuidar el cabello con productos nutritivos y demás tratamientos.

Alternar los acondicionadores: Tratar de ir variando el tipo de acondicionador hidratante para el pelo que normalmente usas con otro, o igual con una hidratante sin aclarado. Para evitar que el pelo se quede demasiado blando y sobrecargado por la humedad, es recomendable alternar los productos a diario o semanalmente.

Evita los productos químicos: intenta no usar productos que contengan alcohol incluso rociar perfume directamente sobre el pelo. En caso de tener el pelo decolorado, volver al color natural en invierno es bueno, además en esta época siempre se tiende a teñidos oscuros.

Cubrirlo: Llevar un gorro o bufanda cuando hace mucho frío. Hay muchísimos modelos, pero tener en cuenta que el algodón puede despeinar el peinado y la lana crear electricidad estática. Es bueno llevar el cabello protegido porque no le viene bien los cambios drásticos de temperatura –frío en la calle y calor en casa.

Utiliza tratamientos de acondicionamiento profundo una vez a la semana: mantiene la textura brillante y previene la fragilidad. Se pueden comprar ya hechos, o si tenemos tiempo podemos prepararlo en casa con 2 o 3 ingredientes

Repara las puntas abiertas: el pelo seco hace que las puntas se abran. Terminar de ducharse con un aclarado frío ayuda a mantener las cutículas del cabello lisas.

Usa sérum: el sérum alisa el pelo y también puede crear una capa protectora contra un excesivo calor o un frío muy áspero. Úsalo para el pelo mojado antes de secarlo para obtener un aspecto brillante

La nutrición es importante: a parte de los tratamientos externos hay minerales, como la vitamina A, C , E y varias vitaminas B que fortalecen el cabello. Lo mejor es tener una dieta rica en frutas y verduras.

Bebe mucha agua: Igual que la piel, el pelo se nutre de la humedad del cuerpo. Esto quiere decir que si quieres mantener tu pelo hidratado, tienes que beber mucha agua.