La alergia es la respuesta del sistema inmunológico que provoca la liberación de histaminas. Se distingue entre alergias estacionales y de todo el año. Si eres alérgico al polen, la alergia se terminará en verano, cuando los arboles ya no florecen. En cambio, uno que es alérgico al césped, tendrá alergia en verano. Si sufres de alergia todo el año, puede que tengas alergia al polvo dentro de tu casa. Las señales de alergia de los ojos son el picor, enrojecimiento y ojos hinchados que pueden ser acompañados con estornudos, lagrimeo continuo y dolor de cabeza, entre otros síntomas. Si sufres de alergias lo mejor es evitar tocar los ojos, hay que lavar las manos con mucha frecuencia, no llevar y compartir maquillaje con otras personas, ponerse gafas de sol fuera de casa y nunca utilizar las lentes de contacto de los demás.

lentes de contacto

Muchos cambiamos las lentes de contacto por gafas cuando sufrimos de síntomas alérgicas pero si seguimos algunos consejos no hay por qué llevar exclusivamente gafas. Llevar lentillas diarias con un limite de tiempo de uso en ciertas ocasiones, por ejemplo solamente para practicar deporte o en eventos especiales, y que sea suficiente para 2 o 4 semanas. Consultar con un especialista sobre cuál es la mejor solución de cuidado de lentes y usar gotas para los ojos según las instrucciones del médico. Por ejemplo las lentes de hidrogel de silicona respiran mucho más oxígeno, las lentillas diarias impiden la acumulación de alérgenos en la superficie de las lentes y tampoco hay que temer de las reacciones alérgicas que puedan provocar en ocasiones los desinfectantes y conservantes de los líquidos. Consultando con un óptico-optometrista se puede escoger las lentillas más adecuadas si sufres alergias.