Una alimentación saludable, beber mucha agua y una limpieza e hidratación diarias, claves para retardar los signos del envejecimiento

Si temes ese momento en el que el “espejito mágico” diga que ya no eres tan bella como antes por la aparición de los primeros signos de la edad, es hora de actuar. Aunque hay quienes mantienen su piel joven durante más tiempo, la edad pasa para todo el mundo y tarde o temprano todas dejaremos de ser las más bellas del reino, cediendo esos honores a otras más jóvenes.

A los efectos del envejecimiento se suman además, otros elementos externos, como el tiempo de exposición solar, y hábitos poco saludables, como una mala alimentación, una escasa ingesta de agua o el consumo excesivo de alcohol y tabaco. Pero no todo está perdido, pues hay medidas que se pueden tomar para retrasar ese temido momento o, incluso, ralentizarlo cuando ya son evidentes los primeros signos de la edad.

 Imagen belleza

Por supuesto, un buen descanso, una buena hidratación a base de agua, una alimentación equilibrada y saludable, liberarse del estrés, dejar el tabaco y el alcohol y protegerse de los rayos nocivos del sol son requisitos indispensables para frenar las arrugas, que aparecen inicialmente como signos de expresión en los párpados superiores y después en el resto de la cara, además de que la piel deja de adaptarse a la musculatura, descolgándose partes del cuerpo, como el cuello y los pómulos.

A todas estas medidas se pueden añadir otras de acción más directa sobre la piel, como realizar masajes y ejercicios faciales para oxigenar los tejidos conectivos, que son las estructuras que mantienen la unión entre la musculatura y la piel, así como cuidar el cutis limpiándolo, exfoliándolo e hidratándolo con productos cosméticos, principalmente, a partir de los 30 años, para alargar el momento de aparición de las arrugas.

Pero esta última fórmula necesita constancia y disciplina, de forma que limpiemos e hidratemos la piel a diario, además de exfoliarla esporádicamente. La elección de los productos que utilicemos para esta rutina también es relevante, por lo que hay que seleccionar los cosméticos según sus calidades y si cubren las necesidades de nuestra piel en lugar de por el precio o la cantidad de producto que contengan.

Neostrata Skin Active, de IFC, es un buen ejemplo de cosméticos científicos cuyos efectos para frenar el envejecimiento de la piel son visibles a corto plazo. Diseñada para combatir los signos del paso del tiempo en todo tipo de cutis, como las arrugas, la flacidez, las manchas y la textura, cuenta con distintos modelos y versiones según la zona y la acción que se quiera realizar.

Por ejemplo, tiene un restaurador celular, una crema reafirmante ‘antiaging’, un contorno de ojos, un serum celular, un concentrado antioxidante que frena los signos del envejecimiento, una espuma limpiadora exfoliante y una crema reafirmante del cuello y el escote. Con esta amplia gama, ya no hay excusas para no plantar la señal de ‘stop’ ante las arrugas, la flacidez y la pérdida de elasticidad y colágeno de la piel.