La odontología cosmética es un campo amplio de la medicina que cada vez se está volviendo más famoso. Concretamente, gracias a que esta práctica de la odontología examina los fundamentos de los dientes y las encías, así como el aspecto estético de uno de sonrisa, más allá de su cuidado, de lo que se ocuparía un técnico de FP en higiene dental.

Si bien este tipo sí incluye la ortodoncia, también envuelve a la apariencia de los dientes e incluye el blanqueamiento dental, el estudio y diseño de tu sonrisa, las fundas de porcelana, rellenos de cavidades blancas, y mucho más.

¿Es segura la odontología cosmética?

Como imaginarás, la tecnología ha permitido a los dentistas poder manipular la sonrisa en formas que no son molestas, y apenas perceptibles.

Todos los dentistas cosméticos tienen licencia de acuerdo con las normas y requisitos de la industria. Emplea a las prácticas de odontología general, y de los dientes y encías saludables, pero también pone énfasis en la belleza de la sonrisa, con mucho más talento artístico de la odontología regular.

En otras palabras, se puede visitar un dentista cosmético para las necesidades o preocupaciones generales, pero también se pueden abordar cuestiones cosméticas más estudiadas que puedas tener con sus dientes.

Si te has decidido por usar este tipo de técnica, es importante encontrar a un dentista con un historial fiable. Hasta la fecha, no hay ninguna certificación que reconozca este tipo específico de la odontología por lo que tendrás que tomarte tu tiempo y obtener referencias para asegurarte de que estás visitándote con el dentista adecuado para ti y tu familia.

Una vez te decidas por conocer esta rama de la odontología, disfrutarás de una sonrisa más bonita  así como de un aumento en repercusión de tu autoestima. Todo ello, ¡gracias a las maravillas de la odontología cosmética!