Hoy te hablamos de los implantes de carga inmediata, un procedimiento bastante novedoso y que sólo ofrecen determinadas clínicas dentales de Barcelona, como Abaden dentistas

 

Qué son los implantes de carga inmediata

Este tipo de tratamiento ofrece la misma calidad de resultados que unos implantes dentales normales pero con una ventaja añadida. Así quien se pone implantes recupera una masticación perfecta, con una sujeción muy estable y duradera y con un aspecto difícilmente mejorable (a la vez que natural). Con la carga inmediata además no hace falta esperar entre que te implantan los anclajes y te adhieren los dientes a ellos (se hace en dos sesiones distintas), sino que en una misma sesión el paciente sale de la consulta con la dentición perfectamente reparada y funcional. Ése es el quid de la cuestión que hace a los implantes de carga inmediata un procedimiento tan atractivo.

 

Quién es candidato/a a este tipo de implantes

No hay demasiados problemas para ser paciente de este tipo de tratamiento. Sólo se requiere que el paciente no presente infecciones y que el lecho óseo no tenga alteraciones. Cuando la boca está sana, sin mayores problemas, se puede optar por la carga inmediata.

 

Cómo es el procedimiento

Primero de todo hace falta decir que el procedimiento no va a provocar dolor al paciente. Para ello y según criterio médico, su dentista optará por anestesia o bien por sedación consciente. En cuanto al procedimiento propiamente dicho cabe diferenciar tres etapas.

En la primera se procede a retirar las piezas dentales que estén en malas condiciones (en caso de que las haya). En otros casos el paciente acude justamente porque le faltan piezas dentales, en cuyo caso sólo habrá que velar porque la zona está sana y libre de infecciones.

Seguidamente se procede a fijar los implantes dentales. ¿Cómo? Los implantes son los anclajes sobre los que se colocarán los dientes, hechos de titanio, y se insertan en el hueso maxilar. Así se obtiene una unión fuerte que se fortalecerá aún más en los próximos meses, cuando se produzca la osteointegración según la cual el organismo integra ese elemento de titanio.

Después llega la tercera fase, la adición de las coronas, lo que comúnmente llamaríamos “dientes”. Se trata de unos dientes provisionales y hechos a medida del paciente. Previamente a la intervención, el protésico ha tomado moldes de los dientes del paciente para crear unas piezas que se adecúen exactamente a su boca. Estas coronas se fijan a los implantes y permiten que el paciente salga ése mismo dìa de la clínica con la boca completa. Puede masticar perfectamente y en lo estético los resultados son también muy buenos.

Pasados 3 o 4 meses, el tiempo que tarda en producirse la osteointegración, el dentista sabe que las piezas ya no se moverán porque están total y perfectamente fijadas a la boca del paciente. Entonces se vuelven a tomar medidas y se hacen las prótesis definitivas adaptadas exactamente a la morfología actual de la boca del paciente. Los resultados son excelentes y van a durar mucho tiempo.

El confort y la estética, aparte de la salud, van a beneficiarse de este tipo de implantes.