formacion bucodental escola pejoan higiene belleza

Una formación bucodental básica consiste en conocer en qué momento y cómo hay que cepillarse los dientes correctamente. Como bien sabrás, entre 2 y 3 veces al día es necesario dedicarle unos minutos a la limpieza de nuestros dientes (3 minutos de cepillado es suficiente si lo hacemos bien), y siempre debemos terminar cepillando la lengua para retirar cualquier resto.

Te traemos una serie de consejos para que optimices la salud de tu boca y tus dientes de manera muy sencilla:

Después de comer, enjuágate la boca

Siempre nos han dicho que hay que cepillarse los dientes después de comer. ¡¡Craso error!! Obviamente, hay que cepillarse, pero no inmediatamente. Si quieres presumir de una buena formación bucodental, a cualquiera que te diga que debes lavarte los dientes en cuanto has terminado de comer, explícale que le resultará más beneficioso enjuagarse la boca con agua. Esto es así porque hará que los niveles de pH se sitúen dentro de la normalidad después de haberlo variado con los alimentos y las bebidas.

También podemos emplear enjuagues bucales específicos para prevenir que la placa se acidifique.

Lávate los dientes media hora después de comer

Primero, el enjuague. Y, a la media hora de haber ingerido el último bocado, podrás proceder a realizar un buen cepillado de dientes. Hacerlo justo después de comer es uno de los errores más extendidos, ya que estaremos frotando el ácido contra nuestros dientes y, teniendo en cuenta que se trata del peor enemigo de su salud, puedes imaginar que no es un movimiento muy acertado. El pH de nuestra boca tarda un rato en volver a la normalidad, y el ácido, que contribuye a la desmineralización y al debilitamiento de nuestros dientes, puede aprovechar para hacer de las suyas y causarnos caries u otros problemas.

No utilices demasiada pasta de dientes

Usar demasiada pasta de dientes no indica, precisamente, gozar de una buena formación bucodental. Aunque la gran cantidad de espuma pueda hacernos creer que estamos limpiando más a fondo, no es así. Lo realmente importante es la técnica. Una buena opción es realizar un primer lavado sin pasta, muy concienzudamente, y hacer un segundo cepillado con un poco de pasta.

Obligatorio: cepillar los dientes antes de ir a dormir

Una buena higiene bucal pasa, obligatoriamente, por cepillar los dientes correctamente antes de acostarnos a dormir por la noche. Dado que salivamos menos mientras dormimos, el ácido y las sustancias cariogénicas se quedan “a solas” en nuestra boca y tienen total libertad para debilitar nuestros dientes.