Seguro que todas os habéis sentido atraídas (igual que yo) por ese anuncio con apariencia de milagroso en el que una chica preciosa -a la que no le sobra nada- anuncia un producto que promete esculpir y redefinir nuestra silueta durante nuestras horas de sueño. De ser cierto, podríamos decir que cada noche disfrutamos de un sueño “reparador” ¿verdad? Pero lo que nos interesa saber es si el producto funciona o no, así que vamos a pasar al análisis.

Lo primero, el tratamiento reductor intensivo noche 10, de Somatoline Cosmetics no es un producto nuevo, aunque sí se ha realizado una revisión de la fórmula original, de ahí la tremenda campaña como si de un lanzamiento nuevo se tratara.

El arma para su eficacia es su complejo de ingredientes activos, el BioUltraslimplus-complex™, que cuenta, principalmente con cafeína, pimienta rosa de Brasil, alga Laminaria digitata y roja agar agar (Gelidium sesquipedale) para el efecto reductor; una alta concentración de sales minerales, escina y extracto del Castaño de Indias para un efecto drenante y alisante, con el aporte nutricional de la manteca de karité y un importante estimulante de la circulación sanguínea que es el efecto calor producido por un combo de ethyl nicotinado y alga parda.

Básicamente son ingredientes que no son ni únicos ni desconocidos para otros tratamientos reductores, anticelulíticos, etc… Se supone que por su nueva formulación, Somatoline ofrece un complejo de efectos reductores, drenantes, alisantes e hidratantes, de acción rápida y visibles con tan sólo diez aplicaciones, aunque te recomiendan continuar con el tratamiento durante al menos 20 noches.

Somatoline aprovecha las especiales condiciones metabólicas durante el sueño para favorecer el drenaje al ser la crema absorbida por la piel, por lo que ayuda a combatir las acumulaciones de grasa localizadas en muslos y caderas.

Somatoline reductor intensivo noche 10

Para que el producto funcione debemos ser muy disciplinadas con su aplicación y acompañarlo de una serie de recomendaciones que –en mi humilde opinión- bastarian para que notáramos la reducción de volumen sin la aplicación de ninguna crema. Por supuesto, lo primero que hay que hacer es aplicarse la crema cada noche, favoreciendo su absorción con un masaje circular por la zona a reducir. Aunque la crema es de color verdoso no mancha, aunque sí tiene un olor un tanto fuerte, aunque no desagradable.

Las recomendaciones son acompañar el tratamiento de ejercicio físico diario, una alimentación sana baja en grasas y beber entre litro y medio y dos litros de agua diarios. Me apostaría algo a que la mayoría de nosotras, si hiciéramos religiosamente esto y nos masajeáramos zonas específicas diarias con cualquier crema reafirmante, hidratante, aceite corporal, etc… notaríamos en diez días que nuestra piel está mucho más suave y firme y que la ropa nos queda mucho mejor, pero bueno, la que prefiera creer en los milagros, puede comprar Somatoline por unos 50 euros en cualquier farmacia.