No serás la primera ni la última persona que ha pasado más tiempo del que debería alejada de la consulta del dentista. Teóricamente, los expertos recomiendan que nos hagamos una revisión cada seis meses. Y nunca, nunca, tardar más de un año en hacerla.

Del mismo modo, cuando sientes molestias en la boca o tienes algún tipo de preocupación al respecto, debes acudir a la clínica dental cuanto antes. Y, hoy en día, es fácil buscar en Google “Clínica dental Santa Coloma” (por ejemplo, o la ciudad en la que vivas) y acudir a la primera que te aparezca, o la que te genere confianza en un primer vistazo a su web. Sin embargo, muchos pasamos días, semanas o, incluso, meses, antes de contactar con una clínica. Con el riesgo de perder una muela, de dejar que una infección simple llegue a ser grave y muchos otros problemas que, al final, podríamos haber cortado de raíz en lugar de sufrirlos en silencio.

Así pues, es posible que lleves mucho tiempo sin saber lo que se hace en una primera visita a una clínica dental. Por ello, a continuación te damos una pincelada sobre ello.

Pruebas de la primera visita al dentista

Un dentista te realizará una serie de sencillas pruebas o exploraciones como primera toma de contacto:

-Revisión general: Se trata de una exploración de la boca en detalle. Y no hablamos únicamente de los dientes, sino, también, del estado de la lengua, labios, paladar, mejillas, suelo de la boca y glándulas salivales. Al final, el odontólogo habrá obtenido una valoración que le ayudará a la hora de conocer el estado exacto de tu salud bucodental

-ATM (articulación temporomandibular): El dentista palpará la mandíbula mientras abres y cierras la boca; de este modo, podrá comprobar si los movimientos que realiza la articulación son los correctos.

-Exploración periodontal: Es la manera en que el profesional podrá conocer el estado de las encías.

-Exploración dental: Con la finalidad de comprobar adecuadamente el estado de los dientes, así como si existe la necesidad de llevar a cabo algún empaste, o bien, otro tipo de tratamiento, como endodoncia, ortodoncia, prótesis o implantes.

-Exploración oclusal: Sirve para comprobar el estado de la mordida y poder, así, descartar dolencias tales como el bruxismo, es decir, el hábito de apretar demasiado los dientes.

Básicamente, esto es lo que se lleva a cabo en la primera visita a la clínica dental. La cual, en muchas ocasiones, es gratuita. Así pues, ¿qué mal podría hacerte visitar al dentista?